¿Es útil la consignación judicial o notarial de las deudas con la comunidad de propietarios?

Establece el artículo 15.2 de la Ley de Propiedad Horizontal que los propietarios que en el momento de iniciarse la Junta no se encontrasen al corriente en el pago de todas las deudas vencidas con la comunidad y no hubiesen impugnado judicialmente las mismas o procedido a la consignación judicial o notarial de la suma adeudada, podrán participar en sus deliberaciones si bien no tendrán derecho de voto.

Sin embargo esta previsión legal de consignar judicial o notarialmente las deudas no parece tener ninguna utilidad dado que conforme al artículo 1.176 y siguientes del Código Civil (del ofrecimiento del pago y de la consignación) es una figura prevista para aquellos casos en los que el acreedor, en este caso la comunidad de propietarios, no quiere cobrar, circunstancia realmente improbable, además de que la entrega de la cantidad adeudada será comunicada y ofrecida al acreedor y debiendo tenerse en cuenta también que esta consignación no puede realizarse con la condición de que la comunidad deba cumplir algún requisito.

En cualquier caso, es criterio general, que si un propietario moroso decidiese esta consignación deberá acreditarla antes de la celebración de la Junta y que incluso es posible sostener que el propietario seguiría privado del derecho de voto hasta el momento en que la Junta no tuviese el ofrecimiento previsto en el artículo 1.178 del Código Civil.