Suspensión de obras de transformación de local en viviendas por alterar la fachada incumpliendo condiciones de autorización

En este caso una comunidad de propietarios demandó a una empresa propietaria ejercitando la acción de suspensión de la obra nueva que ejecutaba la demandada en la planta baja del edificio, mediante la que se pretendía la transformación de tres locales en nueve viviendas y un local independiente, alegando que dichas obras suponían una alteración de la fachada no consentida por la Comunidad.

La sentencia de primera instancia, que estimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Años más tarde, decidió convertir los locales en viviendas, y aunque los Estatutos de la Comunidad señalan que no es necesaria la autorización en el caso de segregación de viviendas o agregación de ellas, la Comunidad no se opuso a la conversión de los locales en viviendas, siempre que dicha segregación no variara los coeficientes del resto de las fincas, ni modificara la estructura del edificio ni alterara la fachada, señalando que en caso de concurrir alguna de esas circunstancias, la autorización para esas modificaciones debía ser unánime de todos los propietarios.

Iniciados los trámites administrativos, y concedida la licencia de obra, resulta que las obras a ejecutar, además de suponer un uso mas intensivo de los servicios comunes, implican la alteración de la fachada por la apertura de nuevos huecos, de manera que cuando la Comunidad tiene conocimiento de que las obras que se ejecutan implican el desconocimiento de aquellas condiciones, mediante junta extraordinaria celebrada el 10 de junio de 2016, se opone, por acuerdo mayoritario, a la ejecución de esas obras, facultando al Presidente para tomar las medidas legales necesarias al efecto. Así, puede darse por acreditado que efectivamente la obra que se ejecuta en los locales de la demandada altera la fachada del edificio, circunstancia de la obra a la que expresamente se opuso la Comunidad en los dos acuerdos referidos, y tanto es cierto el hecho de que las obras alteran la fachada que la recurrente así lo reconoce con dos afirmaciones, la primera, pretendiendo, aunque todavía no conste que lo haya conseguido, que el Ayuntamiento le otorgue nueva licencia de obra con modificación del proyecto inicial de construcción, en la que no aparezcan los nuevos huecos en la fachada y, la segunda, que cuando impugna la cuantía del pleito, señala que la adecuada es el coste de reposición de la fachada a su estado original.

En consecuencia, no pudiéndose estimar que concurra error en la valoración de la prueba, procede la desestimación del recurso y la confirmación de la sentencia recurrida.