El rótulo comercial debe retirarse por invadir la zona de ladrillo visto de la fachada del edificio

En este caso la comunidad de propietarios demandó a arrendataria de un entresuelo solicitando la retirada de un rótulo comercial que había colocado en la fachada.

La demandada entendía que conforme al Título Constitutivo podía instalar en la fachada toda clase de rótulos, siempre que no afectasen a la estética y conservación del edificio.

La sentencia de primera instancia, que estimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Realmente, la estética no se ve afectada con el rótulo objeto de rechazo comunitario, ni tampoco la conservación de la finca, dadas su envergadura y dimensión; pero es de ver que en el tenor de aquella disposición constitutiva implícitamente se establece que la ubicación de los rótulos ha de producirse precisamente en el espacio perteneciente a quien lo coloca [...]

Pues bien, como se ha adelantado, es la prueba obrante en lo actuado la que ha de aclarar definitivamente la viabilidad o no del criterio de la parte demandada. En tal sentido, carece de ajuste a la verdad lo manifestado en el escrito apelatorio acerca de la imposibilidad de averiguar dónde empieza y hasta dónde llega aquel peto comunitario, ya que la contemplación de las fotografías recogidas en el acta notarial en su día levantada permiten alcanzar conclusión distinta, pues fácilmente demuestran que la parte superior del tan nombrado rótulo comercial afectan, anclada o no, a la zona de ladrillo visto integrante de la fachada del edificio y, por ende, de condición común y no privada. Esto viene a ser la clave del litigio, pues hubo de ceñirse el tamaño del rótulo al espacio que es propiedad de quien lo instaló, sin que se hiciese así.