Que el acuerdo no determine las personas a las que se va a demandar no deslegitima a la comunidad como demandante

En este caso una comunidad de propietarios demandó, entre otros, al arquitecto técnico solicitando la reparación de defectos constructivos en el edificio.

El arquitecto técnico alegaba que el acuerdo adoptado por la Junta de propietarios no autorizaba a ejercitar acciones legales contra él, sino contra terceros ajenos a él.

La sentencia de instancia, que condenó al arquitecto técnico fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Lo esencial a los efectos de considerar legitimada procesalmente a la comunidad actora es que exista un acuerdo de la Junta de propietarios que habilite al Presidente para accionar en defensa de los intereses de la comunidad, en relación con un determinado asunto, al margen de los sujetos que puedan resultar finalmente demandados, sin que sea razonable exigir que el acuerdo determine ya las personas concretas contra las cuales va a ejercitarse la acción de responsabilidad contemplada, y que han de integrar la relación jurídico procesal como demandados, dado que esta es una cuestión técnico jurídica y de estrategia procedimental sometida al oportuno asesoramiento legal y de defensa jurídica del abogado, que no tiene por qué anticiparse al momento de adopción del acuerdo comunitario. Pero, en cualquier caso, la presidenta de la comunidad actora tenía una autorización expresa de la Junta de propietarios para comparecer en defensa de la comunidad y ejercitar las correspondientes acciones legales contra los técnicos del inmueble, entre los cuales estaba obviamente el aparejador demandado y ahora apelante. Por consiguiente, procede desestimar el expresado motivo de apelación.