Los propietarios están legitimados para demandar al no existir presidente en comunidad no constituida formalmente

En este caso, con fundamento en la Ley de Propiedad Horizontal, varios propietarios demandaron a otra con la pretensión de que se declarase la ilegalidad de las obras que había ejecutado en el bajo de su propiedad, ordenando, de encontrarse aún en ejecución, su inmediata paralización, y que se la condenara a ejecutar las obras tendentes a restituir el citado bajo a su estado y uso original.

La demandada alegaba, entre otras circunstancias, "infracción de ley y/o de la jurisprudencia, ya que solo puede comparecer en juicio el Presidente de la Comunidad, y además tiene que tener la debida autorización de la Junta de propietarios".

La sentencia de instancia, que estimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

(...) ha de tenerse en cuenta que en este caso la demanda se ejercita por tres copropietarios del edificio en tal calidad, y que ha quedado acreditado que se trata de un inmueble compuesto por cuatro viviendas y un bajo, después dividido en cuatro bajos independientes, y todos ellos pertenecientes a los cuatro hermanos, que intervienen en el procedimiento, tres de ellos como demandante, y una como demandada, y que como aprecia la sentencia apelada nunca realizaron una Junta de propietarios formal, ni designaron los órganos de representación de la comunidad, por lo, que, en definitiva, no existe comunidad de propietarios formalmente constituida, ni designación de Presidente de ésta, en cuyas circunstancias es correcta la apreciación de la legitimación activa de los demandantes, en defensa del interés que les corresponde sobre los elementos comunes del edificio, que justifica la interposición de la demanda, no siendo necesario que hayan sufrido un perjuicio, factor que solo se contempla en el artículo 7.1 de la Ley de Propiedad Horizontal para las obras llevadas a cabo en el interior del piso o local, sin que en todo caso se alegue, ni constituya fundamento de la demanda, el que se haya producido una afectación concreta de los bajos del edificio de los que los demandantes respectivamente son propietarios.