La propiedad horizontal existe por compartir propiedad sobre elementos comunes

En este caso, una propietaria fue condenada en un procedimiento ordinario de reclamación de cuotas comunitarias a pagar 3.207,04 euros a la comunidad de propietarios.

La propietaria condenada en primera instancia apeló y la comunidad de propietarios pidió la inadmisión del recurso de apelación de la propietaria por no cumplir el requisito de procedibilidad del artículo 449.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que obliga al recurrente a acreditar tener satisfecha o al menos consignada la cantidad a la que ha sido condenado por la sentencia de instancia. A esta causa de inadmisión se opuso la propietaria quien alegaba que tal requisito no era exigible pues la comunidad era una comunidad de bienes, no una comunidad de propietarios.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Y es que, tras la reforma operada por la Ley 8/1999, la Ley de Propiedad Horizontal incluye dentro de dicho régimen jurídico especial las urbanizaciones (artículo 24). Y antes que el legislador ya lo hizo la jurisprudencia. El Tribunal Supremo convino en que existía una copropiedad similar a la conocida como propiedad horizontal por compartirse la propiedad sobre un conjunto de elementos comunes . Así la sentencia de 16 de junio de 1995 reconoció la existencia de un régimen de propiedad horizontal de hecho, de forma que una comunidad podía existir y funcionar aun cuando se careciera de Título Constitutivo . El vigente artículo 24 de la Ley de Propiedad Horizontal establece que el régimen especial será aplicable a los denominados complejos inmobiliarios privados. Tales complejos están integrados por dos o más edificaciones o parcelas independientes entre sí cuyo destino principal es la vivienda o los locales. Edificaciones cuyos titulares participan en una copropiedad indivisible sobre otros elementos inmobiliarios, viales, instalaciones o servicios. Así ocurre aquí.