Obligación de permitir la reparación de tuberías a través de vivienda e indemnización por negativa

En este caso una comunidad de propietarios demandó a uno de sus integrantes por no permitir la entrada en su vivienda para la reparación de tuberías, solicitando que se condenase al demandado a la obligación de permitir la entrada en la vivienda (establecida en la Ley de Propiedad Horizontal) y al pago de cierta cantidad en concepto de daños y perjuicios.

La sentencia de instancia, que estimó parcialmente la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

En la referida Junta se manejaron y expusieron las cuatro soluciones antes citadas y finalmente se hizo expresamente constar "Por tal motivo y teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, la sustitución de las tuberías de la letra " DIRECCION000 " y "DIRECCION005 " se debería efectuar por los hall de entrada de los pisos " DIRECCION001 " y " DIRECCION004 "..." ; ni lo acordado en la referida Junta ni lo tratado en la antes citada de fecha 9 de abril de 2015, en torno a la obligación del ahora demandado apelante de permitir la entrada en su vivienda y consentir las obras que a través de ellas debían hacerse, ha sido impugnado por el recurrente.

No hay, pues, errónea valoración de la prueba ni infracción alguna de la aplicación de los preceptos legales en virtud de los cuales se ha accionado; el artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal establece en su apartado 1 "Son obligaciones de cada propietario:...c) Consentir en su vivienda o local las reparaciones que exija el servicio del inmueble y permitir en él las servidumbres imprescindibles requeridas para la realización de obras, actuaciones o la creación de servicios comunes llevadas a cabo o acordadas conforme a lo establecido en la presente Ley, teniendo derecho a que la comunidad le resarza de los daños y perjuicios ocasionados. d) Permitir la entrada en su piso o local a los efectos prevenidos en los tres apartados anteriores". Siendo que precisamente eso es lo que se ha acordado en la instancia al concurrir los presupuestos necesarios para ello, y, por tanto, se ha de confirmar en esta alzada.