Nulidad de Junta y acuerdos por convocatoria solo expuesta en portal y ascensor

En este caso varios comuneros demandaron a la comunidad de propietarios solicitando la nulidad de los acuerdos adoptados en dos Juntas por considerar que se había incumplido lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal en cuanto a los requisitos de convocatoria a Junta.

La sentencia de instancia estimó la demanda y posteriormente fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Los defectos de ambas convocatorias están suficientemente explicitados en la sentencia de primera instancia, puesto que, en efecto, no se puede tener como válidamente convocada una junta extraordinaria cuando solo consta que dicha convocatoria se realizó pocos días antes de su celebración, mediante la colocación de anuncios de la misma en el tablón del portal y en el ascensor, lugares a los que no tienen acceso los locales de negocio que forman parte de la comunidad, anuncio que se realizó en el mes de Diciembre de 2012 y marzo de 2013, cuando precisamente muchos de los propietarios se encuentran en sus residencias habituales, fuera de dicha comunidad, no constando la negativa de la administración o del Presidente a suministrar la pertinente información para realizar la convocatoria conforme dispone el artículo 9 de la Ley de Propiedad Horizontal . Así, de los numerosos propietarios de locales, garajes, trasteros y viviendas, tan sólo asistieron nueve propietarios, si bien es verdad que con representaciones de algunos otros comuneros, los cuales eran precisamente todos ellos favorables a la designación de los nuevos órganos de gobierno de la comunidad. Ante tales premisas, no se puede decir que se haya cumplido el requisito de que la convocatoria de las juntas se hayan dado a conocer a todos los copropietarios, debiendo recordarse que la doctrina jurisprudencial atribuye a tales normas carácter imperativo de necesario y obligado cumplimiento, cuya vulneración se sanciona con la nulidad radical de la Junta y de los acuerdos en ella adoptados ( sentencias del Tribunal Supremo de 3 de mayo de 1988 , 25 de octubre de 1989 , 29 de octubre de 1993 , 3 de febrero de 1994 y 21 de julio de 1995 ), sin que la entrega de la citación por escrito en el domicilio de cada propietario pueda omitirse o sustituirse por otra formalidad alegando viciosas prácticas o usos que, por contrarias a la ley, no pueden judicialmente aprobarse (sentencia de 30 de octubre de 1992) o hacerse descansar en simples suposiciones de conocimiento (sentencia de 14 de diciembre de 2001).