Nulidad de acuerdo que deniega salida de humos por patio de manzana

En este caso, la mercantil titular de un local de negocio formuló demanda contra la comunidad de propietarios interesando la nulidad de un acuerdo de la Junta de propietarios en el que se le denegaba la autorización que solicitaba para la instalación de una salida de gases desde su local, por la fachada del patio de manzana del inmueble, para lo que expresamente estaba habilitada por el Título Constitutivo de la propiedad horizontal, sin fundamentación alguna más que el gravamen que le suponía. Mantenía el demandante que dicho acuerdo suponía una vulneración de las disposiciones del Título Constitutivo y de las normas legales reguladoras del derecho de propiedad en el régimen de propiedad horizontal, haciendo alusión a los artículos 1, 3, 7 y 9 de la Ley de Propiedad Horizontal y la jurisprudencia que los ha interpretado, solicitando en consecuencia que se declarase la nulidad del acuerdo referido y su derecho a ejecutar la instalación proyectada.

La sentencia de instancia, que estimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Finalmente aunque la obra sea de mayor envergadura y el impacto visual sea también superior en la instalación de la chimenea, su coste y su mantenimiento resultan más económicos que en la propuesta de la demandada, y no concretándose por ésta los perjuicios para la comunidad, más allá de la afectación ya aludida a la terraza del piso primero, la propuesta de la actora ha de ser autorizada por la comunidad en base a la propia regulación estatutaria, no siendo óbice a ello que momentáneamente pueda no ser necesaria para la actividad que en el local se desarrolla, pues el hecho de que, en el momento, al no disponer de conducto de evacuación de humos, se hubiera optado por arrendarlo para el ejercicio de una actividad que no lo precisase, no puede privar a su titular, si así le conviniere, a destinarlo a otros usos como la hostelería que necesariamente habían de disponer de ella; y no resultando relevante tampoco el hecho de que provisionalmente, mientras se realiza la obra, deban ser retirados o trasladados los tendales, pues se trata de meras molestias que han de ser toleradas en la convivencia en un régimen de propiedad horizontal.

Por todo ello, analizadas todas las circunstancias concurrentes en el caso se concluye que la negativa de la comunidad de propietarios a autorizar la obra en los términos pretendidos por la actora se opone a lo dispuesto en el Título Constitutivo, por lo que el acuerdo adoptado en tal sentido, conforme al artículo 18 de la Ley de Propiedad Horizontal , debe declararse nulo, procediendo la confirmación de la resolución apelada.