No obligación de incluir en el orden del día los puntos del propietario cuando ya está convocada la Junta

En este caso un comunero demandó a la comunidad de propietarios por no haber incluido en el orden del día de la Junta los puntos que solicitó al presidente.

La sentencia de instancia desestimó íntegramente la demanda, al interpretar el artículo 16 de la Ley de Propiedad Horizontal en el sentido de que la siguiente junta ha de entenderse como la que esté pendiente de convocatoria, no la ya convocada pendiente de celebración. En todo caso, la sentencia decía que el demandante remitió la carta en que la pretendía la inclusión de puntos en el orden del día con una antelación de menos de seis días, por lo que no se cumplía el plazo previsto en el citado precepto para poder incluirse en la junta ya convocada.

La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Como señala el juez a quo, convocada una junta, el orden del día debe considerarse inamovible, lo contrario podría producir sucesivas modificaciones, con las consiguientes y necesarias alteraciones de las convocatorias, pues la citación a la junta con la consiguiente notificación del orden del día debe realizarse con al menos seis días de antelación tratándose de junta ordinaria, y para las extraordinarias con la que sea posible para que pueda llegar a conocimiento de todos los interesados. En el caso enjuiciado el demandante remitió la carta en la que solicitaba la inclusión de determinados puntos del orden del día el 23 de noviembre de 2014, cuando la junta ya estaba convocada para el 27 de noviembre de 2014, por lo tanto con menos de seis días de antelación que prevé el artículo 16 para la Junta ordinaria. Aún dando a esta junta también carácter extraordinario, como pretende el apelante para no respetar el plazo de seis días, no existía tiempo para realizar otro convocatoria y citación a todos los propietarios con la seguridad y certeza de que todos ellos llegaran a conocer la nueva convocatoria con el nuevo orden del día. Sostener la interpretación que pretende el apelante facultaría incluso para instar la inclusión de nuevos asuntos en el orden del día hasta el mismo momento de la celebración de la junta convocada, lo que choca con el sentido común y la seguridad jurídica.