Las líneas delimitadoras de las plazas de garaje deben reponerse al suponer un cambio de superficie

En este caso unos comuneros demandaron a la comunidad de propietarios solicitando la nulidad de un acuerdo que aprobaba el repintado de las líneas delimitadoras de las plazas de garaje.

La sentencia de primera instancia declaró nulo y sin efecto alguno el acuerdo adoptado por la Junta de propietarios y condenó a la comunidad a reponer las líneas delimitadoras de las plazas de garaje de los demandantes en virtud del artículo 18 de la Ley de Propiedad Horizontal.

La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de primera instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

La razón de esta decisión estribó en la consideración de que el si bien el mero pintado de las plazas de garaje cuya superficie está perfectamente clara y delimitada no supone ningún acuerdo para el que sea precisa la unanimidad, no sucede así cuando de lo que se trata es de efectuar un pintado "ex novo", pues en ese caso, y dado que al menos la nueva distribución de las plazas de garaje y la nueva superficie atribuida a ellas presenta una modificación en la superficie de acuerdo con el Título Constitutivo y de acuerdo con la escritura privativa, excede de un mero pintado de las plazas de garaje y, antes bien, produce una modificación del Título Constitutivo, concluyendo de ese modo que el acuerdo va más allá de un mero acto de administración y constituye un verdadero deslinde de plazas privativas y elementos comunes del edificio que debería hacerse con el consentimiento y unanimidad de todos los propietarios o por vía de resolución judicial, por lo que siguiendo así la doctrina sentada por el Tribunal Supremo al respecto en sentencia de 29 de abril de 2016 , al afectar a la delimitación física de las plazas de garaje privativas, alterando las líneas que las definen, en particular en el caso de la nº  NUM003  perteneciente a los demandantes, no existiendo en este caso consentimiento unánime de todos los propietarios, dicho acuerdo, adoptado por simple mayoría, es nulo por ser contrario a la ley, en virtud de lo dispuesto por el artículo 18.1.a) de la Ley de Propiedad Horizontal .