Las alegaciones del moroso de no ser notificado no proceden cuando lo ha impedido no comunicando un domicilio

En este caso un comunero fue demandado por la comunidad de propietarios reclamándole el pago de cuotas comunitarias y derramas.

Estimada la demanda en primera instancia, el demandado alegaba en su recurso que la comunidad no había acreditado la realización de las convocatorias a las Juntas de propietarios en la forma prevista en la Ley de Propiedad Horizontal, que no fue citado en debida forma a ninguna de dichas Juntas en las que se acordaron las cuotas, derramas y gastos comunes cuyo pago se le exigía y que por ello no abonó los mismos.

La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Resulta muy sencillo para la parte negar todo conocimiento de las comunicaciones y citaciones a las Juntas de Propietarios para exonerarse del pago reclamado, y contradictorio mantener, en todo momento, una actitud ambigua y reticente en torno a la facilitación de su verdadero domicilio o paradero a la Comunidad (en el interrogatorio manifestó ignorar dónde estaba empadronado durante el periodo a que se contraen las cuotas y derramas reclamadas, alegando vivir ahora en C/ DIRECCION002 nº NUM001 estando ahí cuando le apetece, alegando en el escrito de reconvención vivir fuera de Zaragoza con una hermana)

El demandado, como copropietario de una vivienda perteneciente a la Comunidad actora en cuya construcción actuó como promotor, asistiendo al otorgamiento del Título Constitutivo de la misma, conoce sobradamente las obligaciones y cargas que pesan sobre los condueños, entre ellas el abono de los gastos comunes, por lo que a tenor del resultado de la prueba testifical practicada, cuya valoración efectuada por el Juzgador de instancia se revela lógica y congruente, debe concluirse en que se sustrajo deliberadamente de toda posible localización personal en evitación de citaciones y comunicaciones que permitiesen a la Comunidad actora cualquier actuación directa en defensa de sus derechos.

Acreditado pues que recibió en la vivienda de la que es propietario las convocatorias y citaciones a las Juntas que se celebraron posteriormente, y que la casa permanecía habitada, por él o su esposa ( Art. 9-H Ley de Propiedad Horizontal), según han declarado los vecinos, debe rechazarse el motivo impugnatorio.