Ilegal cerramiento al fondo de plaza de garaje a modo de trastero o almacén

En este caso, la comunidad de propietarios demandó a un comunero por colocación de cerramiento inconsentido y alteración de elemento común con solicitud de reposición de lo alterado a su estado original.

La sentencia de primera instancia desestimó la demanda y en apelación la comunidad alegó la incorrecta valoración del conjunto de la prueba, así como la incorrecta aplicación de los artículos 7 y 9 de la Ley de Propiedad Horizontal.

La Audiencia Provincial revocó la sentencia de instancia estimando la demanda de la comunidad.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

No se puede obviar el núcleo de la cuestión debatida que no es otro que la realización y mantenimiento, sin previo aviso ni solicitud a la comunidad de propietarios, de un cerramiento -inexistente en el título de propiedad- al fondo de las plazas de garaje de los demandados, que se encuentra anclado sobre elementos comunes , cuales son las paredes y el techo del recinto, y que encierra a su vez otro elemento común, cual es la rejilla de ventilación de esa zona del garaje, además de las propias paredes y techo internos, todo ello convertido a la postre unilateralmente en privativo, modificando, con independencia de su perfil desmontable o no, la configuración última del local y su perímetro original e impidiendo el libre acceso al cubículo así creado a los efectos de cualquier intervención en los elementos comunes encerrados, lo que a su vez origina un derecho, anteriormente inexistente, a favor de los aquí y ahora demandados al tener que solicitarse su previa autorización para la entrada al lugar por razones de servicio o urgencia, y con alteración, como colofón, de la finalidad y uso último del citado espacio conforme a su título de constitución, que no es otro que el de garaje, sin olvidar las correspondientes consecuencias dimanantes del seguro concertado sobre el mismo. Se vulnera así lo dispuesto en los artículos 7.1, párrafo primero , y 9.1 a) de la LPH , pues sin haberse dado cuenta a la comunidad de propietarios se ha modificado la configuración y estado perimetral del garaje, se han perjudicado los derechos comunitarios al libre acceso a los elementos comunes y no se han respetado, por tanto, las instalaciones generales ni dichos elementos, haciéndose en suma un uso inadecuado de los mismos.