Las facultades del presidente de la comunidad de propietarios son meramente representativas

En este caso una comunidad de propietarios demandó a otra por las obras de unas horquillas que dificultaban el paso de vehículos.

La sentencia de primera instancia, que estimó parcialmente la demanda por falta de legitimación activa del presidente, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

(...) esto fue matizado por el Tribunal Supremo en su sentencia de fecha 6 de marzo de 2000 (nº 201/2003, rec. 1726/1995 ), en el sentido de que esa representación orgánica de la Comunidad que asume el Presidente no suple en todo caso la voluntad de la misma con la suya, a modo de dictadura, y que necesariamente ha de actuar ejecutando los acuerdos tomados por la Junta en su esfera de competencias.

Tal representación del presidente, como bien señala la resolución apelada, no significa que esté legitimado para cualquier actuación por el mero hecho de ostentar tal cargo, ya que no puede suplir o corregir la voluntad de la comunidad expresada en las juntas ordinarias o extraordinarias ( sentencias del Tribunal Supremo 659/2013, de 19 de febrero , 622/2015, de 5 de noviembre y 422/2016, de 24 de junio ).

En definitiva, con lo matices en determinados casos -vgr. reclamaciones por vicios constructivos- con relación a la autorización del Presidente para salir en defensa no solo de los elementos comunes sino también de los privativos (v. STS 756/2014, de 7 de enero ), la jurisprudencia es clara en cuanto a que las facultades de Presidente son meramente representativas, a que la voluntad de la comunidad se plasma en los acuerdos de la Junta de propietarios y a que, para emprender acciones, en suma, hace falta acuerdo comunitario.