Al ser la deuda consecuencia del acuerdo impugnado no se exige el pago previo o la consignación para impugnarlo

En este caso unos comuneros demandaron a la comunidad de propietarios solicitando la nulidad de unos acuerdos adoptados en Junta de propietarios. La comunidad se oponía alegando entre otras circunstancias que dichos propietarios no se encontraban al corriente del pago con la comunidad, invocando al efecto el artículo 18.2 de la Ley de Propiedad Horizontal.

La sentencia de instancia, que estimó la demanda de los propietarios, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

En cuanto al primer motivo alegado por la apelante, falta de legitimación activa, ha de ser desestimado, no sólo en base a lo dispuesto en el artículo 18.2 "in fine" de la Ley de Propiedad Horizontal, sino también en base a que es criterio jurisprudencial que no cabe considerar que se falta a la obligación de pago por parte del comunero a efectos de plantear acciones judiciales, cuando el impago viene referido a aquellas cantidades que se derivan del propio acuerdo impugnado, y así cuando la deuda proviene del acuerdo impugnado que establece el gasto por primera vez, no es necesario consignar, ya que en otro caso se obligaría a acreditar el cumplimiento del contenido del acuerdo cuya legalidad es el objeto del debate y se interpretarían de manera innecesariamente restrictiva las limitaciones a la impugnación, no debiendo olvidar que el artículo 15.2 (relativo a la privación del voto) establece el doble requisito de la falta de pago y la falta de impugnación, y en base a ello es factible interpretar que no es necesario acreditar hallarse al corriente de pago o consignar aquellas deudas que sean consecuencia del propio acuerdo impugnado, y en el supuesto enjuiciado la deuda impagada deriva del acuerdo impugnado, ya que en el propio escrito de contestación a la demanda se refiere a los 872,20 euros como el 5% de la cuota que corresponde al local comercial para la instalación del ascensor.