La convocatoria a Junta de propietarios no requiere fehaciencia

En este caso un comunero demandó a la comunidad de propietarios solicitando la nulidad de unos acuerdos argumentando entre otras circunstancias que la comunicación de la convocatoria a la Junta de propietarios no se ajustaba a lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal.

La sentencia de primera instancia, que desestimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Por lo tanto la Ley no exige el carácter fehaciente de la comunicación, puesto que lo único que se exige es que se haga por escrito, ya que en la citación se debe incluir el orden del día de las cuestiones a tratar, de manera que lo importante es que llegado el caso se pueda demostrar que la convocatoria se ha realizado y en este sentido la Jurisprudencia ha propugnado un criterio flexible en torno a las convocatorias a las Juntas, entendiendo que no es necesario exigir que la citación se haga de forma fehaciente, siendo válidas y admisibles la entrega manual, la carta certificada, el buzoneo, el burofax, el correo electrónico, e incluso la fijación en el tablón de anuncios de la correspondiente convocatoria, sin citación escrita e individualizada, siempre que exista un sistema habitual de comunicación entre Comunidad y comunero.

En el presente supuesto la forma de comunicación que se ha utilizado para hacer llegar a los vecinos la convocatoria para la Junta General que se celebró el día 15-10-2013, es una forma que fue establecida en la Junta General de 25-2-2009 que, no es ni puede serlo a estas alturas objeto de alegación alguna, de manera que es un sistema por el que la comunidad de propietarios ha decidido establecer las comunicaciones internas y que se ha venido aplicando de manera habitual.

El sistema en cuestión consiste en la remisión de carta vía Correos a cada propietario al domicilio correspondiente, que supone por lo tanto el medio habitual de comunicación, a lo que debe añadirse la posibilidad que en el propio acto del juicio se indicó de acceder cualquier vecino a la documentación de la comunidad de propietarios en la página web de la que dispone la Administración de Fincas, que supone otro medio habitual de comunicación, si bien el recurrente rechaza tal posibilidad.