La conexión a la bajante común con rotura de forjado requiere acuerdo unánime de la comunidad

En este caso una comunidad de propietarios demandó a la empresa propietaria de un local comercial que había llevado a cabo obras que afectaban a elementos comunes .

La sentencia de primera instancia condenó a la propietaria en los siguientes términos,

CONDENO:

-A la mercantil COMERCIAL DE MAQUINARIA MOTILLA, S.L a llevar a cabo la restitución de las obras a su estado original, retirando cualquier elemento instalado en los elementos comunes , en los términos establecidos en el acuerdo de la Junta de propietarios de fecha 11-10-11, impugnada.
- Que dicha restitución de obras ejecutadas a su estado original deberá ser ejecutada por la demandante en el plazo máximo de tres meses desde la notificación de la presente, en su defecto, podrá la Comunidad ejecutarlo a su costa.
- A la imposición a la demandante de las costas causadas en la presente instancia.

La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Hemos de partir, necesariamente, que la parte actora/recurrente se limitó a comunicar al Presidente y Administrador de la comunidad de propietarios (doc .nº 3- folio 19) la futura realización de obras para la conexión de servicios del local a las bajantes comunes del garaje y - tal y como se constata y aprecia en las fotografías obrantes en autos y en el informe pericial aportado por la Comunidad- que las obras ejecutadas supusieron la rotura del forjado del techo del garaje y la modificación del ramal del colector individual donde vierte la bomba de achique luego, conforme a la doctrina expuesta, la afectación a la estructura del edifico es clara y sustancial, y dado que alteran los elementos comunes , se precisará para la legalidad de las obras la autorización unánime de la comunidad sin que la permisividad de tales obras se encuentre condicionada a la existencia o no de perjuicio para los restantes propietarios o intereses comunitarios o la alteración de la seguridad del edificio, su estructura general, configuración o estado exterior ( STS de 6 de noviembre de 1995).

Y, como señala la STS 867/2011, antes reseñada "...por lo anterior se reitera como doctrina jurisprudencial que la ejecución de obras en elementos comunes , tales como los forjados, los cuales conforman la estructura del edificio, requieren del consentimiento unánime de la comunidad sin que la permisividad de tales obras se encuentre condicionada a la existencia o no de perjuicio para los propietarios o afecten o no a la estructura, seguridad o configuración exterior del edificio comunitario.".

Así las cosas, dado que la actora/recurrente no obtuvo la autorización unánime de la comunidad de propietarios en la Junta Extraordinaria celebrada el 11 de octubre de 2013, la legalidad del acuerdo comunitario es inobjetable, razón ésta por la que carece de relevancia el computo exacto de los votos obtenidos en la Junta que se postula como pretensión subsidiaria, no resultando de aplicación, por tanto, el art. 10.3 b) de la LPH invocado por la parte recurrente.