Condena a retirar cocina (electrodoméstico) de terraza común de uso privativo

En este caso una comunidad de propietarios demandó a una comunera solicitando la retirada de una cubierta, una barbacoa y una cocina (electrodoméstico) que la comunera había instalado en la terraza de su vivienda.

La sentencia de primera instancia estimó la demanda y la comunera apeló solo en lo relativo a la cocina, alegando que la sentencia infringía lo dispuesto en el artículo 7 de la Ley de Propiedad Horizontal. La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Han de ser desestimadas las alegaciones de la apelante en base a los acertados razonamientos contenidos en la sentencia dictada en la instancia, debiendo decir, no obstante, que aun cuando pueda considerarse la terraza privativa, tal y como mantiene y defiende la apelante, por el hecho de tener salida propia y encontrarse dentro de los límites del uso y superficie privativos, no se debe olvidar que ese espacio es techo de elementos comunes y, por lo tanto, también participa de la naturaleza de elemento común, razón por la que su uso privativo es necesario conjugarlo con los derechos del resto de propietarios que integran la Comunidad, y partiendo de ello, lo realmente relevante en su incidencia en la apariencia externa del inmueble, y esto ha de examinarse no bajo la perspectiva de que se trate de elementos móviles, sino en función de su condición de permanencia, o dicho con otras palabras, que se trate de una instalación duradera y no coyuntural, entendiendo que esa vocación de permanencia que se pretende otorgar a la cocina en el supuesto enjuiciado, es lo que permite considerar que altera la uniformidad de la configuración o estado exterior, aparte de que supone una variación del uso y destino que es propio del patio o terraza, que desde luego no es el adecuado para realizar actividades propias de una cocina.