Condena a retirar caldera de fachada de chalet instalada sin autorización de la comunidad

En este caso un comunero demandó a la comunidad de propietarios solicitando la de declaración de nulidad de un acuerdo adoptado en Junta en virtud del cual se señaló que no procedía requerir al propietario de uno de los chalets la retirada de una caldera que había instalado en la fachada de la vivienda.

La Audiencia Provincial, fundamentándose en los artículos 7 y 17 de la Ley de Propiedad Horizontal, confirmó la sentencia de instancia que había estimado la demanda.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Así planteado el debate, es lo cierto, y no se discute, que la fachada en la que se ubica la caldera cuestionada resulta ser elemento común, por ello, de conformidad con el art. 7 de la LPH , está vedado al propietario la ejecución de cualquier obra que pudiere modificar el aspecto exterior del edificio y, por tanto, requeriría la autorización de la Comunidad expresada de forma unánime por sus componentes (art. 17-6 del referido texto normativo).

[...] En el presente caso, lo cierto es que la colocación de la caldera en la fachada supone en efecto una alteración de dicho elemento común. El hecho de que pudieren existir otros elementos similares en otras fachadas o una parrilla-barbacoa es cuestión ajena a la presente litis, y que no puede por sí conferir legalidad al acto ahora cuestionado, cuando se trata de situaciones de hecho y hasta el momento no puestas en tela de juicio, como tampoco cabe introducir el argumento de la existencia del árbol mencionado en el informe pericial o si el tubo de extracción de humos de la caldera de la vivienda del actor sobresale por el sombrerete de la chimenea. El hecho de disponer la caldera de los permisos administrativos no resulta relevante, desde el momento en que es sabido que los mismos se conceden sin perjuicio de tercero, y en cuanto al motivo de funcionalidad que se señala en el informe pericial, no es justificación bastante, pues no resulta en modo alguno obligado ubicar el aparato en el exterior del inmueble, pudiendo hacerlo en su interior, como es lo normal.