Condena a retirar el cajero automático del interior del edificio al ir en contra del acuerdo de concesión

En este caso una comunidad de propietarios adoptó un acuerdo de concesión para la apertura e instalación en los bajos del edificio de una oficina de una entidad financiera que se condicionaba a que "el cajero automático irá rasante a la pared a fin de impedir que un cajero interior pueda ser utilizado por terceras personas para usos distintos de los inherentes a las que está destinado".

Años más tarde la entidad instaló un cajero en el interior del edificio, lo que provocó la demanda de la comunidad solicitando la retirada de dicho cajero.

La sentencia de primera instancia, que desestimó la demanda de la comunidad, fue revocada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

La lectura del acuerdo de concesión de la autorización es claro: la instalación del cajero en unas determinadas condiciones, a saber en el exterior del edificio; ello comporta necesariamente la no instalación en su interior, sin necesidad de expresarlo así; por consiguiente el mantenimiento de uno exterior y otro interior va directamente contra el acuerdo de concesión. No puede invocarse la violación, y correspondiente protección, del art. 7 de la Ley de Propiedad Horizontal, por cuanto que tal precepto establece ciertas limitaciones al uso de los elementos privativos, como es afectar a la seguridad del edificio, o perjudicar los derechos de otros propietarios. Que duda cabe que la utilización nocturna del cajero mediante el acceso al interior del edificio puede afectar a la seguridad del edificio, y, desde luego, a la los derechos de los comuneros en cuanto que puede poner en peligro su seguridad personal, conforme así quedó acreditado por las testificales practicadas en el acto de la vista oral. Por consiguiente, la actuación llevada a cabo por la entidad no solo iba en contra del acuerdo comunitario sino que requería autorización expresa de la Comunidad, que desde luego no ha existido. Procede, pues, estimar el recurso y la demanda, siquiera esta lo sea de forma parcial, por cuanto que solicitándose la reposición del cajero interior a la fachada del edificio, y resultando que, tal y como es pacífico, la reposición al exterior ya se llevó a cabo, siendo pues lo único discutido el mantenimiento del cajero interior, cuya supresión deberá acometerse en la medida en que para el acceso a dicho cajero del interior de la oficina es preciso el previo acceso al interior del edificio, y es en tal sentido como ha de entenderse el suplico de la demanda, tal estimación es parcial, pues en otro caso supondría la obligación de instalar dos cajeros en el exterior, lo que, obviamente, no se contemplaba en el acuerdo comunitario, ni tampoco pretende la entidad financiera.