Condena a demoler trasteros realizados en plazas de garaje

En este caso una comunidad de propietarios demandó a unos comuneros solicitando la demolición de unos trasteros que habían realizado en sus plazas de garaje.

La sentencia de instancia, que estimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Aún siendo este tribunal consciente de que la casuística sobre que obras afectan a elementos comunes y requieren para su realización la autorización de la Junta de propietarios es inabarcable, puede considerase jurisprudencia consolidada la que proclama que "la Ley de Propiedad Horizontal establece la prohibición de llevar a cabo cualquier obra, que suponga la alteración o modificación de elementos comunes, es decir, todos los que no son privados, para cuya determinación sirve de orientación el artículo 396 del Código Civil , a los que cabe añadir otros que puedan existir, aun no citados en dicho precepto, dentro de las características de cada Comunidad. Según principio general, es válida la regla de que nadie puede efectuar obras fuera de su superficie interna, ni modificar servicios generales, aunque estén dentro de la superficie de su propiedad, sin la autorización unánime de la Junta de propietarios" ( STS 17 de febrero de 2010);

[...] Examinada nuevamente la prueba practicada en la primera instancia y en este grado de apelación, no existen motivos para que este tribunal modifique la valoración efectuada por la sentencia recurrida y los hechos que considera probados, los cuales determinan que, tal y como atinadamente se argumenta en la sentencia impugnada, se haya acreditado que constituye alteración de la configuración general del edificio el cierre de las plazas de garaje controvertidas mediante la edificación de un cuarto de obra, al encontrarse tales espacios configurados inicialmente como abiertos, dentro de un garaje comunitario, por lo que viene estimándose por la jurisprudencia como una mutación de la configuración general del edificio que requiere autorización de la Junta de propietarios ( art. 7-1 y 2 y 11 LPH ), que estas edificaciones, realizadas sobre las plazas de garaje se apoyan sobre el muro de cerramiento de la planta garaje, por lo que los codemandados se apropian para sí, esto es, para darle un aprovechamiento exclusivo, de elementos comunes, como son la pared del garaje y, en la mayor parte de los casos, el techo del mismo, que, en la parte por la nueva edificación delimitada, quedan bajo su exclusiva posesión o detentación (sic).