Condena a comunidad de propietarios y empresa de limpieza por caída de niño en garaje debido a suciedad

En este caso, una propietaria demandó en nombre de su hijo a la comunidad de propietarios y a la Mutua de Propietarios y a la representante legal de la empresa de limpieza con objeto de reclamar la cantidad de 22.354,98€ en concepto de indemnización por los daños y perjuicios sufridos por su hijo al caer súbitamente al suelo como consecuencia del resbalón producido por la suciedad acumulada por polvo y arenilla cuando caminaba en compañía de su madre por el interior del garaje perteneciente a la citada comunidad.

La sentencia de primera instancia, que estimó parcialmente la demanda y condenó a los codemandados al abono conjunto y solidario de 19.517,43 euros, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

En efecto, la comunidad de propietarios como titular dominical del garaje que ostenta la naturaleza de elemento comunitario, es responsable por su comportamiento negligente en la obligación que asume respecto al cuidado y mantenimiento de tales elementos comunes en condiciones normales de uso. En concreto se le reprocha a título de culpa, como con acierto se dice en la sentencia apelada, que permitiera y consintiera ... " que el suelo del garaje estuviera sucio, recubierto de polvo o de "arenilla" que ocasionó el resbalón del menor" .... Hemos de tener en cuenta que la contratación por la comunidad de propietarios con un tercero "Limpiezas Elena González" de un concreto servicio de mantenimiento y conservación de los elementos comunes y específicamente del garaje, en modo alguno, le exime, al amparo de lo dispuesto en el artículo 1903.4º Código civil como pretende, del aludido reproche culpabilístico que le atribuímos. Téngase en cuenta que la responsabilidad prevista en dicho precepto requiere como presupuesto necesario una relación jerárquica o de dependencia entre el ejecutor causante del daño y la sociedad contratante, la comunidad de propietarios en este caso, pero sin olvidar ,como dice la jurisprudencia ( sentencias de 13 mayo 2005 y 17 septiembre 2008 ) que cuando se trata de contratos entre entidades no determinantes de relaciones de subordinación entre ellas, falta toda razón esencial para aplicar la norma. Valoramos que la obligación comunitaria no concluía con la mera contratación externa de tal servicio, sino que se extendía también al control puntual y fiscalización del correcto desempeño por ese tercero de los cometidos que realizaba. Y aún en mayor medida teniendo en cuenta, como así consta documentado en el acta de la Junta General Ordinaria de 26 marzo 2012 y acreditado testificalmente por el legal representante de la Administración de fincas de dicha comunidad de propietarios, la existencia de quejas en el mes de abril por distintos propietarios acerca de la falta de limpieza del garaje, así como de la ausencia de la limpieza mensual del mismo en profundidad. Consta acreditado por tanto, cuatro meses antes de la caída del menor, la suciedad del suelo del garaje, así como el incumplimiento por "Limpiezas Elena González" de la obligación asumida de limpieza y mantenimiento de dicho elemento común. Pero también el comportamiento descuidado y negligente de la propia comunidad de propietarios, aceptando la existencia de dicha suciedad y mal estado de conservación del garaje, no obstante las quejas y advertencias formuladas por diversos propietarios e incluso su constancia documental en la referida acta de la Junta General de marzo de 2012. Tal reproche culpabilístico, incardinable en la " culpa in eligendo" y "culpa in vigilando ", determina su responsabilidad en este caso.