La comunidad puede reclamar las deudas al propietario registral aunque no sea el dueño real del entresuelo

En este caso una comunidad de propietarios demandó a un banco en reclamación de deudas por cuotas comunitarias conforme a la Ley de Propiedad Horizontal.

La sentencia de instancia estimó la demanda y en apelación el banco demandado alegó en su escrito de interposición del recurso que parte de las cuotas reclamadas se devengaron en un periodo durante el cual la entidad no era ya propietaria del entresuelo, aunque figurase en el Registro de la Propiedad como su titular.

La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

La cuestión de si es posible reclamar el pago de la deuda con la comunidad a quien aparece como titular registral de una finca, vivienda o local, aunque no coincida con la persona del su actual propietario ha sido objeto de controversia en los tribunales, pero ha sido objeto de pronunciamiento por el Tribunal Supremo en su sentencia de 22 de abril de 2015 que, curiosamente, este tribunal interpreta en sentido contrario a como lo hace el recurrente, es decir, considera que el Alto Tribunal permite a la comunidad de propietarios dirigirse contra el titular registral en supuesto como el de autos, en el que este no ha cumplido con su obligación de poner en conocimiento de la comunidad la transmisión de la propiedad de la parte privativa.

En efecto, dicha resolución parte del principio de que el obligado al pago, según el precepto sustantivo (artículo 9.1.e) es el propietario.

Pero añade que la Ley de Propiedad Horizontal ha previsto una serie de garantías con la finalidad de " de tutelar y proteger a las comunidades de propietarios frente al grave problema de la morosidad, y a fin de garantizar en lo posible el cobro de las deudas de los comuneros ". Entre dichas garantías menciona " la obligación del propietario de "comunicar a quien ejerza las funciones de secretario de la comunidad, por cualquier medio que permita tener constancia de su recepción, el cambio de titularidad de la vivienda o local", estableciendo como sanción que "quien incumpliere esta obligación seguirá respondiendo de las deudas con la comunidad devengadas con posterioridad a la transmisión de forma solidaria con el nuevo titular, sin perjuicio del derecho de aquel a repetir contra este ".

Pues bien, el Alto Tribunal concluye que, a pesar de ser responsable el propietario de la vivienda que lo era en el momento de producirse la obligación de contribuir a los gastos comunes, que se corresponde con el momento del devengo, tal responsabilidad puede extenderse a otras personas, " sin perjuicio del derecho de repetición de éstas contra el que está obligado a su pago , y esas personas son: ... (iii) el propietario que ha omitido la comunicación del cambio de titularidad" .

Todo ello confirma la legitimación pasiva del banco en este proceso, por lo que procede desestimar el recurso de apelación por él interpuesto.