La comunidad puede dirigir la reclamación frente a propietarios que se han mostrado como los verdaderos titulares aunque no se acredite titularidad registral

En este caso una comunidad de propietarios demandó a unos comuneros en reclamación de cuotas comunitarias.

La sentencia de primera instancia, que desestimó la demanda al apreciar falta de legitimación pasiva por no haber acreditado la comunidad la titularidad del piso, fue revocada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Se estiman las alegaciones formuladas en el recurso, pues en efecto acreditada la deuda del componente comunitario y dirigida la acción frente a los dos demandados a los que la comunidad tiene como propietarios, como así consta en la Junta general de 8 de agosto de 2015 que aprueba el saldo deudor y el certificado de deuda emitido por el Administrador de la finca que detalla la deuda de cuotas pendientes de vivienda y garaje, es prueba suficiente para justificar la titularidad de la vivienda de los codemandados. Y ello a la vista de la nula actividad probatoria realizada por la parte demandada en orden a acreditar que la vivienda y garaje no son de su propiedad, sin que en nuestro derecho sea preceptivo la inscripción de la propiedad en el registro para acreditar la titularidad.

En conclusión la comunidad puede dirigir la reclamación frente a los copropietarios que ante ella se han mostrado como los verdaderos titulares del piso, aunque no se acredite la titularidad registral, más cuando la carga de la notificación sobre el cambio de titularidad pesa sobre los codemandados y resulta harto sencillo su realización, mientras que la tarea de averiguar la real titularidad, cuando si no coincide con la titularidad registral hace imposible que la comunidad de propietarios pueda tener constancia de quién resulta ser en cada momento ser el titular dominical para dirigir la demanda contra ellos, cuando la otra parte no se ha opuesto al permanecer en rebeldía.