La comunidad no puede simplemente alegar impago de cuotas, debe acreditar la deuda

En este caso una comunidad de propietarios demandó a una comunera reclamando el pago de cuotas comunitarias.

La sentencia de primera instancia estimó parcialmente la demanda al excluir determinadas cuotas por considerar que no existía soporte documental del devengo de las mismas.

En apelación, la Audiencia Provincial, confirmó la sentencia de primera instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

La demanda estima parcialmente la demanda, pues excluye las cuotas devengadas desde enero de 2016 a abril 2017, por entender que no hay soporte documental de tal devengo ya que no se aportan las actas de las juntas de la comunidad que contengan liquidación de la deuda.

La comunidad de propietarios no puede simplemente alegar el impago de cuotas cuando hay forma de acreditar -siquiera prima facie - la existencia de la deuda. No puede excusarse la demandante diciendo que no es posible probar un hecho negativo como el impago, porque no se trata de eso, de probar la falta de pago, sino de acreditar antes la existencia de la deuda ; el pago ha de probarlo el deudor, pero sobre la base de la realidad de la deuda. La propia demandante se contradice cuando para la reclamación de las cuotas debidas hasta diciembre de 2015 se ha cuidado de aportar una relación liquidatoria de las cuotas pendientes de pago aprobada en Junta de propietarios. Pero nada consta respecto de las restantes cuotas hasta abril de 2017. Y no se trata de la aportación de esa liquidación aprobada en junta (que es exigencia del art. 21 de la LPH para la reclamación en procedimiento monitorio), como la actora ha hecho para justificar la deuda. Bastaba una certificación del secretario o Administrador de la junta dando cuenta concreta del resto de cuotas impagadas. De ese modo se daba soporte documental mínimo a la realidad de una deuda. Siendo ello posible, no puede admitirse la mera manifestación de la comunidad acerca del impago de la propietaria, declaración que no puede sustituir la certificación de quien lleva las cuentas de la comunidad y la verificación de los pagos e impagos de las respectivas cuotas.