La comunidad debe devolver a los locales los gastos de portería y ascensores al estar exonerados

En este caso un comunero impugnó un acuerdo de la comunidad de propietarios. La sentencia de primera instancia declaró "la nulidad del acuerdo adoptado en la Junta de propietarios celebrada el 24 de marzo de 2014 bajo el punto 5º del orden del día por el que se aprueba el presupuesto para el ejercicio 1-marzo-2015/28 febrero-2016 y condeno a la demandada a restituir las cantidades indebidamente cobradas por los conceptos de portería y ascensores. Con expresa condena en costas a la parte demandada".

La comunidad se había opuesto alegando que teniendo en cuenta que desde al menos los ejercicios 2.008 y siguientes la forma de repartir los gastos venía realizándose siguiendo el criterio de imputación impugnado, de conformidad con la doctrina de los actos propios sin que los hoy demandantes formularan objeción alguna de conformidad con la doctrina de los actos propios, y teniendo en cuenta ademad que los referidos locales han tenido siempre una puerta de acceso al portal y hueco de escalera, así como que se benefician de los ingresos que la instalación de antelación de antenas de telefonía en la cubierta del edificio, la impugnación resultaba improcedente.

La Audiencia Provincial confirmó la sentencia de instancia.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Conforme dispone el art. 9.1,c) de la Ley de Propiedad Horizontal "Son obligaciones de cada propietario: Contribuir con arreglo a la cuota de participación fijada en el titulo o a lo especialmente establecido, a los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización ". De dicha regla se desprende que la principal obligación de los comuneros es la de participar en el sostenimiento de los gastos comunes, y que, en principio, deben hacerlo conforme a la cuota de participación fijada en el Titulo, en los Estatutos de la comunidad o por acuerdo unánime de los propietarios, laudo o resolución judicial (única forma de alterar su porcentaje como reiteradamente viene sosteniendo la jurisprudencia SS.T.S. de 30 abril 2.010, 13 de marzo de 2.003 y 5 de julio de 2.005). En principio pues, cada uno de los copropietarios está obligado a contribuir con arreglo a su cuota de participación al sostenimiento de los gastos generales del inmueble (art. 9.1, c) de la L.P.P.) y aunque dicho precepto no impide a los comuneros alterar el porcentaje de las cuotas de participación, tal y como desprende cuando habla de estar a "lo especialmente establecido", es claro que para ello es preciso que el acuerdo se adopte por unanimidad como se desprende del citado inciso final del art. 5 de esta Ley , y en el presente caso, la demandada no ha acreditado que dicho acuerdo exista. El acuerdo afecta a una disposición estatutaria, cual es el art. 10 de los Estatutos de la Comunidad, por lo que hubiera sido preciso que figurara en el Orden del Día de la convocatoria a la Junta en la que se adoptó. Finalmente, no resulta probado, que el hecho de que los demandantes no hubieran impugnado Juntas anteriores en las que se distribuyeron tales gastos no ajustando su contribución a las referidas cuotas no comporta consentimiento y aceptación alguna de modificación de las mismas, que solo es factible, como decimos, mediante el acuerdo unánime de los copropietarios.