Los aparatos de aire acondicionado instalados en la terraza sin autorización, al ser una sustitución, no deben retirarse

En este caso un comunero propietario de un local comercial demandó a la comunidad de propietarios solicitando la nulidad de un acuerdo en el que se le daba el plazo de un mes para retirar de la terraza del edificio siete aparatos de aire acondicionado y dos termos solares (sendas placas solares con sus depósitos de agua para proporcionar agua caliente al local).

La sentencia de primera instancia, que desestimó la demanda, fue revocada en parte por la Audiencia Provincial que declaró la nulidad del acuerdo adoptado en lo relativo únicamente a la petición de retirada de los aparatos de aire acondicionado.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Sobre esta "instalación", se ha discutido también si se han instalado aparatos nuevos o si, simplemente, se han sustituido los que ya existían, alegando la apelante el error en la valoración de la prueba de que adolece la sentencia, pues ya existían todos los aparatos con anterioridad (en el 2008) según una fotografía ya obrante en el dictamen pericial del Sr.  Juan Antonio , que se vuelve a aportar en el propio recurso ampliada.

En efecto, se aprecia en dicha fotografía la parte superior de varios aparatos que parecen ser, también, de aire acondicionado, lo que corroboraría las declaraciones prestadas en el acto del juicio, tanto por el arrendatario del local, como por el propio perito de la actora (que tuvo intervención en la reforma llevada a cabo por aquél), por lo que, entendemos que existe el error alegado y que, se ha realizado una sustitución de los aparatos de aire acondicionado que ya existían con anterioridad (al menos, desde el año 2008).

[...] el hecho de que ya existieran siete aparatos de aire acondicionado desde el año 2008 (al menos) sin que exista dato alguno que nos lleve a entender que la comunidad se opuso a ello durante todo el tiempo que transcurre desde entonces hasta la adopción del acuerdo impugnado, unido a la existencia de otros aparatos (también de aire acondicionado) pertenecientes a otros propietarios, situados también en la misma cubierta del edificio (además de los situados en la fachada del mismo), sin que tampoco conste actuación alguna de la comunidad, contraria a los demás aparatos, permite concluir, decimos, que ha existido una voluntad de la misma favorable a esta situación, esto es, a la instalación de aparatos de aire acondicionado tanto en la cubierta, como en la fachada del edificio, por lo que la voluntad tendente a su retirada manifestada en el acuerdo impugnado resulta un abuso de derecho, siendo antisocial el posible ejercicio del derecho.