Al no acreditarse que su destino no sea el de vivienda, no procede su desalojo

En este caso una comunidad de propietarios demandó a la Diputación de Cádiz, propietaria de uno de los inmuebles, solicitando, amparándose en el artículo 7.2 de la Ley de Propiedad Horizontal, el desalojo del mismo al considerar que el destino que se le estaba dando no era el de vivienda.

La vivienda litigiosa era propiedad de la Diputación y la cedía a la Fundación Andaluza para la integración y apoyo social de las personas con padecimientos de trastornos mentales.

La sentencia de instancia, que desestimó la demanda, fue confirmada por la Audiencia Provincial.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

No queda acreditado que el destino de la vivienda litigiosa, no sea de la de vivienda, aunque no les una ningún lazo familiar, como igualmente ocurre declara la juez de la instancia, con las viviendas de estudiantes, que no tienen lazos familiares, pero están viviendo por resultar mas beneficioso alquilar la vivienda para varios, que para uno solo.

La propiedad privada esta reconocida constitucionalmente en el articulo 33, y da derecho a disfrutar a su propietario con las máximas posibilidades de utilización. Las restricciones a las facultades dominicales han de interpretarse limitadamente, de tal forma que su titular pueda acondicionar su propiedad al uso que tenga por conveniente, siempre y cuando no quebrante alguna prohibición legal, y ello, como declara la doctrina jurisprudencial, Sts. Del Tribunal Supremo de 20 de septiembre y 10 de Octubre del 2007, aunque suponga un cambio de destino respecto del previsto en el titulo constitutivo.

En el hecho enjuiciado, el inmueble se destina a vivienda no existiendo ninguna actividad prohibida en los Estatutos, que resulta dañosa para la finca, ni se desarrolla ninguna actividad molesta, insalubre, nociva, peligrosa o ilícita, para dar lugar al desalojo de la vivienda litigiosa.

Es necesaria una prueba plena, concluyente y convincente, atendida la gravedad de la sanción, y no existe en el hecho enjuiciado. Por todo ello, se desestima el recurso de apelación, confirmándose la resolución recurrida.