Resolución de contrato de alquiler por obras del inquilino no autorizadas por arrendador

Sentencia Audiencia Provincial de Baleares, 17-10-2013 (Extracto)

Pero de tales declaraciones no puede deducirse, como pretende la demandada, el consentimiento tácito de las obras de autos, por las siguientes razones:

a) De lo que no existe constancia alguna es de que la arrendataria autorizase las obras en toda su extensión, y mucho menos que la autorización se extendiese a la realización de obras que alterasen la configuración del inmueble y prohibidas por el ordenamiento urbanístico.

(…) d) Como es sabido, el consentimiento cabe prestarlo de forma expresa o tácita, mas ésta tiene que venir revelada de actos concluyentes e inequívocos que acrediten la voluntad del agente, habiendo reiterado el Tribunal Supremo que el conocimiento no equivale al consentimiento (sentencias de 10 de octubre de 1962, 7 de octubre de 1986 y 20 de abril de 2001), por lo que la pasividad de la arrendadora frente a las obras y su conocimiento de éstas en modo alguno puede ser equiparado a su autorización.