Válido acuerdo por mayoría que modifica el uso de la zona de aparcamiento

En este caso un comunero impugnó un acuerdo adoptado por la comunidad de propietarios por el que en orden a la propuesta de distribución de la zona de aparcamiento se decidía "que la zona de maniobra que aparece en el plano tenga un ancho de 2 metros en cada lado, repartiéndose entre las 7 plazas de aparcamiento el espacio ganado, quedando también aprobado el resto de la propuesta original".

El comunero sostenía que dicho acuerdo al haberse adoptado por mayoría y con su voto en contra, era nulo desde el momento en que no le permitía acceder a su vivienda a través del acceso rodado, debido a que delante del mismo aparcaría parcialmente el vehículo de otro vecino, siendo contrario a los Estatutos de la comunidad y contrario a la Ley de Propiedad Horizontal, al constituir una innovación que precisaba de su consentimiento y la aprobación por unanimidad.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

En el caso, se ha de partir de la base que el cambio de uso de la zona común que se describe en los Estatutos , para destinarla a zona de estacionamiento de vehículos, fue aprobada y con consentimiento del demandante, en una junta anterior de fecha 12 de junio de 2012, en la que incluso quedó aprobada la propuesta de utilización del parking, con una distribución de plazas, conforme a un plano, que no ha sido aportado al procedimiento, y que según se recoge en la propia acta (folio 17 y ss), contaba con la aprobación general de los propietarios, entre ellos el actor; dicho acuerdo devino firme al no haber sido objeto de impugnación y precisamente por ello, no podemos considerar que el acuerdo posterior adoptado en la Junta de 2 de abril de 2014 y que es objeto de impugnación en este procedimiento, sea contrario ni al título ni a los Estatutos , por lo que basta para su aprobación el voto favorable de la mayoría de los comuneros que representen a su vez la mayoría de cuotas de participación ( art. 17.7 LPH ), toda vez que no se puede confundir un cambio de uso o innovación (ya adoptado por un acuerdo firme anterior) con el modo de utilización que definitivamente se aprueba en la junta posterior, máximo cuando en el Título Constitutivo no se contiene ninguna previsión sobre la utilización y uso de ese espacio común (tan sólo se hace referencia a que esta destinado al transito peatonal y rodado) y menos aún en la forma que interesa el actor, pues tampoco se contempla, como bien alega la parte demandada, que tenga derecho a que se le respete un paso que le permita estacionar su vehículo dentro de su propiedad privativa.

A modo de conclusión no podemos aceptar que el acuerdo alcanzado precise de unanimidad, dado que no altera el Título Constitutivo o los Estatutos de la Comunidad ( art. 17.6 LH ), por cuanto los mismos nada especifican sobre el uso y destino dado a dicho elemento común, salvo que permita el transito peatonal o rodado, que se respeta, y en su momento la comunidad decidió libremente y en interés general de todos los comuneros destinarlo al estacionamiento de vehículos; con el acuerdo impugnado no se hace otra cosa que acordar la medidas necesarias y convenientes para el mejor servicio común, fijando las normas por las que se deberá regir aquel uso anteriormente adoptado, mediante la distribución de las zonas de estacionamiento entre los distintos comuneros y en función de la necesidades y protección de los intereses de la mayoría de los vecinos, para lo que tan sólo se precisa la mayoría simple a que antes se hizo mención.

Esta descarga solo está disponible para abonados.
Solo la descarga de normativa y formularios está disponible para usuarios no abonados.
información sobre los abonos | Conectar.