No es necesario escrito de representación del propietario por su hijo cuando es admitido por la comunidad

En este caso un comunero demandó a la comunidad de propietarios solicitando la nulidad de los acuerdos adoptados en Junta al considerar, entre otras circunstancias, que el hecho de que en el acta no se puntualizara que la asistencia de ciertos propietarios había sido a través de representación estaba en contra de lo dispuesto en la Ley de Propiedad Horizontal.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

El que en el acta de la junta no se puntualizara que la asistencia había sido a través de representación no tiene, ni mucho menos, el alcance que le concede la parte actora, porque resulta evidente que , habiendo asistido los hijos de aquellas en nombre de éstas, que son las copropietarias, se tuvo conocimiento y se aceptó esa representación, por lo que los efectos que la misma conlleva no son otros que la asistencia de las mismas, asistencia que la ley no exige sea personal, permitiendo en su artículo 15 la representación legal o voluntaria.

Es cierto que este precepto dispone que ''basta'' para acreditar la representación voluntaria un escrito firmado por el propietario, pero esto no impide que la representación pueda acreditarse de otro modo o, dicho de otra manera, el que no se acompañara un escrito en tal sentido no comporta que no haya existido en este caso la representación, que sí concurrió, como así lo reconocen las copropietarias y se desprende de los propios actos de la Comunidad que, pese a poder apreciar que quienes acudían no eran ellas, consideró y reseñó a éstas como asistentes a la junta, lo que no habría hecho de no estimar concurrente y válida dicha representación.

Por otra parte, el que se pudiera haber acudido a la Junta sin un escrito en tal sentido no implica que no hubiera representación válida en derecho porque tal escrito se contempla en la norma como un medio de acreditar la representación pero no como un requisito necesario e imprescindible para que se admita la representación en la Junta, máxime en el caso de que la representación se encuentre reconocida y aceptada previamente, que es lo que aquí acontecía ya que una de esas copropietarias declaró que de las reuniones de la Comunidad se encarga su hijo, que era el que asistía cuando ella no podía ir, lo que evidencia que esa era una forma de actuar en el seno de la Comunidad , que admitía y no cuestionaba esa concreta representación, como tampoco lo hacían los demandantes.

Esta descarga solo está disponible para abonados.
Solo la descarga de normativa y formularios está disponible para usuarios no abonados.
información sobre los abonos | Conectar.