La obligación de consentir servidumbres indispensables supone que el propietario conserve la propiedad del piso o local

Se trataba en este caso de la impugnación de unos acuerdos adoptados por la comunidad de propietarios que implicaban la privación total de un local destinado a trastero propiedad de la comunera demandante.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

La obligación de los propietarios, impuesta por el artículo 9.1.c de la Ley de Propiedad Horizontal, de consentir en su piso o local las servidumbres indispensables para la realización de obras, con derecho a ser resarcido de los daños y perjuicios causados, supone que el propietario conserve la propiedad del bien, pues tal es la naturaleza de la servidumbre, sin que pueda extenderse a la privación total del dominio sobre el piso o local en cuestión. En esta línea la STS de 10 de octubre de 2011 fija como doctrina jurisprudencial que «la instalación de un ascensor en una comunidad de vecinos que carece de este servicio, considerado como de interés general, permite la constitución de una servidumbre con el oportuno resarcimiento de daños y perjuicios, incluso cuando suponga la ocupación de parte de un espacio privativo, siempre que concurran las mayorías exigidas legalmente para la adopción de tal acuerdo, sin que resulte preceptivo el consentimiento del copropietario directamente afectado y que el gravamen impuesto no suponga una pérdida de habitabilidad y funcionalidad de su espacio privativo". Parte el Alto Tribunal de la ponderación de los bienes jurídicos protegidos: "el del propietario a no ver alterado o perturbado su derecho de propiedad y el de la comunidad a instalar un ascensor, en la que se tenga en cuenta el alcance de esa afección sobre el elemento privativo que pueda impedir o mermar sustancialmente su aprovechamiento, más allá de lo que constituye el verdadero contenido y alcance de la servidumbre como limitación o gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño, según el artículo 530 del CC , y no como una posible anulación de los derechos del predio sirviente que conlleve una desaparición de la posibilidad de aprovechamiento que resulta a su favor en el art. 3 a) de la Ley ( STS de 15 de diciembre de 2010) ". La doctrina es reiterada en la STS de 20 de julio de 2012, citada entre otras, con la anterior en la STS de 17 de octubre de 2013. Y es que como tiene también declarado el mismo Tribunal "los acuerdos directamente asociados al acuerdo de instalación del ascensor nunca podrán lesionar gravemente a ningún propietario. Es un límite que, pese a su obviedad, la Sala entiende conveniente subrayarlo como complemento de la doctrina" ( STS de 23 de diciembre de 2014 que reitera la doctrina fijada en la STS de 13 de septiembre de 2010).

Esta descarga solo está disponible para abonados.
Solo la descarga de normativa y formularios está disponible para usuarios no abonados.
información sobre los abonos | Conectar.