Instalación de ascensor: obligación de local de consentir la servidumbre al no constituir merma sustancial del aprovechamiento

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

Como decíamos en nuestra reciente sentencia de 5 de octubre de 2016 "Es la jurisprudencia del Tribunal Supremo la que ha caracterizado la limitación que implica la cesión, en la medida necesaria, del espacio privativo necesario para la nueva instalación como servidumbre permanente, y ésta con la obligación del comunero de consentirla conforme al artículo 9. 1 c) LPH en cuanto ello no implique una merma sustancial del aprovechamiento (habitabilidad o funcionalidad) del piso o local afectado. Y así resulta de las sentencias que la apelada reseña; STS 10 de diciembre de 2010, STS de 24 de marzo de 2011 y STS de 10 de octubre de 2011; está última establece, con valor de doctrina jurisprudencial, reiterada en la STS de 17 de octubre de 2013, que "la instalación de un ascensor en una comunidad de vecinos que carece de este servicio, considerado como de interés general, permite la constitución de una servidumbre con el oportuno resarcimiento de daños y perjuicios, incluso cuando suponga la ocupación de parte de un espacio privativo". Así pues, carece de fundamento la queja de la apelante acerca del verdadero sentido de la obligación que se le impone y las consecuencias que de ello extrae, pues no implica cesión del dominio -ni por lo tanto justifica segregación del bajo, ni modificación del título de dominio y de su inscripción en el Registro de la Propiedad- sino limitación o gravamen impuesto sobre un inmueble en beneficio de otro perteneciente a distinto dueño".

[...] Pues bien, así las cosas, consideramos, mediante la aplicación de la doctrina expuesta y legislación citada, que la merma de superficie del local y de clientes sentados, sin perjuicio de la posible reubicación de mesas en el local tras la instalación del ascensor, que la constitución de la servidumbre conlleva para la instalación del servicio de ascensor, en beneficio de todos los copropietarios, en tanto en cuanto el mismo no sólo favorece el acceso a los respectivos pisos que conforman el edificio, sino también que lo revaloriza y permite convertirlo en un inmueble que satisface las exigencias de habitabilidad, en cuanto acceso al mismo, conforme a la realidad actual, no produce un menoscabo o gravamen tan relevante, que afecte a su aprovechamiento y funcionalidad, que no pueda soportar.

[...] En conclusión, la indemnización que concedemos la determinamos en 29.882,74 euros, más el importe del perjuicio causado por los días concretos necesitados de cierre de la cafetería para la ejecución de las obras de instalación del ascensor, teniendo en consideración el importe diario de 96 euros, lo que se deja para ejecución de sentencia.

Esta descarga solo está disponible para abonados.
Solo la descarga de normativa y formularios está disponible para usuarios no abonados.
información sobre los abonos | Conectar.