El arrendador no está obligado a pagar las obras de adaptación del local comercial

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

PRIMERO. - Resumen de antecedentes.

1. El Juzgado de Primera Instancia desestimó una íntegramente una demanda por la que los arrendatarios de un local de negocio, destinado a residencia de ancianos, solicitaban se declarase que determinadas obras, cuya necesidad había sido impuesta por la autoridad administrativa, eran necesarias y, por tanto, en aplicación del artículo 107 LAU 1964, debían ser costeadas por la parte arrendadora.

2. Tras valorar la prueba practicada consideró, en síntesis, que las obras que debían ser realizadas en el inmueble arrendado eran meras obras de adaptación y no obras tendentes a la conservación del inmueble, por lo que el arrendador no estaba obligado a su pago. Además, indicó que en el contrato de arrendamiento suscrito por las partes se estableció expresamente que todas las obras que se tuvieran que realizar en el local para adaptarlo a la actividad de residencia de ancianos que se iba a desarrollar por los arrendatarios serían de cuenta de la parte arrendataria.

3. La Audiencia Provincial desestimó íntegramente el recurso de apelación.

(...) TERCERO.- Arrendamientos Urbanos: obras de adaptación y conservación.

A) El artículo 107 LAU 1964 dispone: «Las reparaciones necesarias a fin de conservar la vivienda o local de negocio arrendado en estado de servir para el uso convenido serán de cargo del arrendador». Lo que supone que será el arrendador quien deberá hacer frente a la realización de aquellas obras que resulten necesarias para la conservación del local de negocio. Este es el criterio expuesto en las sentencias citadas por el recurrente en sustento de su recurso de casación.

B) La Audiencia Provincial niega que las obras que se deben realizar en el local arrendado, en virtud de la reciente normativa administrativa aplicable a las residencias geriátricas en la localidad donde está situado el local, sean obras necesarias para la conservación del local de negocio, sino que se trata de meras obras de adaptación. De este modo, tras la valoración de la prueba practicada, y constatada la naturaleza de las obras a realizar, concluye que la parte arrendadora no estaba obligada a hacer frente al coste de las mismas. Además, valora la sentencia recurrida, que en el contrato de arrendamiento suscrito por las partes, la parte arrendataria se obligaba, precisamente, a realizar, a su costa todas las obras necesarias para adaptar el local comercial a la actividad de centro geriátrico que pretendía desarrollar la actora en el local objeto del contrato.

Esta descarga solo está disponible para abonados.
Solo la descarga de normativa y formularios está disponible para usuarios no abonados.
información sobre los abonos | Conectar.