El arrendador debe pagar las pequeñas reparaciones del piso al haber asumido el gasto

Dispone el artículo 21.4 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda serán de cargo del arrendatario y, por su parte, el artículo 6 LAU que son nulas, y se tendrán por no puestas, las estipulaciones que modifiquen en perjuicio del arrendatario o subarrendatario las normas del Título II de la LAU ("De los arrendamientos de vivienda"), salvo los casos en que la propia norma expresamente lo autorice. No obstante, como fundamenta la Audiencia Provincial de Madrid, esto último afecta al arrendatario pero no al arrendador.

EXTRACTO DE LA SENTENCIA:

En la primera de las facturas, tanto por su importe (200 €) como por su contenido (colocación de unas cuerdas de tender, sellado con cemento de la bañera y grifos, fijado con silicona de unos cristales pequeños de las puertas del dormitorio y del salón, en un mueble de la cocina cambio del sentido de la puerta y ligera elevación para evitar roce con el poyete y el corte y colocación de unos junquillos para sujetar unos cristales pequeños en una puerta interior del salón), nos encontramos ante "pequeñas reparaciones que exige el desgaste por el uso ordinario de la vivienda", las cuales en principio son de cargo del arrendatario y no del arrendador.

Ahora bien, cabe pacto en contrario y que el arrendador se haga cargo del importe de esas reparaciones. En efecto, el artículo 6 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos indica que, en las relaciones arrendaticias urbanas de vivienda, será nula y se tendrá por no puesta la estipulación que modifique en perjuicio del arrendatario las disposiciones contenidas en las normas de esta ley. Pero los pactos o estipulaciones en perjuicio del arrendador son válidas y eficaces.

El arrendador puede hacerse cargo del importe de las pequeñas reparaciones ordinarias tanto en el contrato de arrendamiento como con posterioridadasumiendo el abono de las mismas una vez ejecutadas por el arrendatario.

En el presente caso no existe pacto alguno en el contrato de arrendamiento por el que se hiciera cargo el arrendador de las pequeñas reparaciones ordinarias. Si bien después de haberse ejecutado por el arrendatario sí fue asumido su abono por el arrendador (...). En efecto, en el punto primero de esta contestación, si bien pone de manifiesto que no tiene obligación contractual de pagarlo y le advierte que no vuelva, en lo sucesivo, a ejecutar obra alguna sin su consentimiento, asume su abono, indicándole que: "lo hacemos de manera voluntaria ya que ha sido la primera vez que a ustedes les pasa", y dándole un plazo de una semana para que le remita la factura. Factura que se le remiten el día 12 de octubre de 2006.

Esta descarga solo está disponible para abonados.
Solo la descarga de normativa y formularios está disponible para usuarios no abonados.
información sobre los abonos | Conectar.